«Oíme, ¿qué significa esto en español?»

Si me dieran un quetzal cada vez que algún familiar, amigo o amiga me pregunta «Vos, ¿cómo se dice esto en español?», ya no tendría que cobrar ninguna otra factura en mi vida. ☺

Hace un par de días, mi querida Mónica Gaitán, estudiante de cuarto año de la Licenciatura en Ciencia Lingüísticas con especialización en Traducción e Interpretación de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), compartió una publicación en su muro de Facebook. Ahí, Mónica compartía los comentarios que más le hacen respecto a su carrera universitaria: traducción e interpretación.

Entre los comentarios que más le hacen son del tipo: ¿y solo un idioma aprendés?, ¿no sabés cómo se dice esto en inglés? o ¿vos vas a Calusac entonces?, y ella comentaba que son preguntas que acaban por hacerla sentir un poco frustrada por el desconocimiento que hay en el país sobre la traducción como profesión.

A raíz de esa publicación, comencé a recordar el tipo de preguntas que hace años me hicieron a mí —y me siguen haciendo— sobre mi profesión. Preguntas como estas:

—Pero ¿y eso sí da [dinero]?

—Mi hija habla más o menos inglés, ¿usted no tiene un trabajito para ella que le pueda compartir?

—O sea que, si traigo un diccionario y te digo una palabra cualquiera ¿podrías decirme qué significa así rapidito?

—Pero ¿para qué tomarse la molestia si ahí está el gúgul transléitor? Paso mi texto por ahí y luego, con mi nivel de inglés, lo reviso y ya.

Y la clásica: «Oíme, ¿qué significa esta palabra en español?».

giphy-downsized

Ahora, pongámonos serios.

Muchas de estas preguntas tienen su fundamento en la poca información que se divulga a nivel nacional sobre la traducción (y la interpretación, claro está), sobre los traductores y sobre el importante rol que tienen los traductores en las sociedades. A los traductores en Guatemala, si bien nos va, solo se nos ve o se nos oye el 30 de septiembre, Día Internacional de la Traducción —celebrado desde hace varios años a nivel mundial y adoptado como tal por las Naciones Unidas en el 2017—, y luego no se sabe nada más de nosotros. Y estirando un poco el alcance de nuestra «bulla», me atrevería a decir que tal vez haya alguien que nos note un poco durante la Feria del Libro, pero repito, tal vez.

Y esa clase de preguntas no solo las tienen los amigos y los familiares, a quienes es más fácil «educar» durante la sobremesa o con un breve audio en el WhatsApp, sin duda también las tienen los clientes.

Si bien es cierto, los clientes no tienen la obligación de saber qué conlleva el proceso de traducción de un documento, de una página web, de una aplicación móvil, de un video, etc., está en nuestras manos hacer ese trabajo de sensibilización, educativo e informativo, que le permita al cliente tomar mejores decisiones con relación a sus comunicaciones, sus productos y sus servicios. ¿Y por qué al cliente le debería importar tanto quién —o qué— le traduzca sus documentos? Porque lo que está poniendo en juego su imagen, su credibilidad, su reputación y el respeto que le mostrará a sus clientes al darles un texto comprensible y que sientan como que fue escrito en su idioma desde el principio.

Así que, querida Mónica, ve cada pregunta como una oportunidad para ser la portavoz de la traducción y la interpretación, para difundir su importancia y para desmitificarlas. Aprovecha el poder que te da el conocimiento para que los argumentos pesen más que la decepción que te pueda hacer sentir ese desconocimiento generalizado por nuestro trabajo.

Finalmente, yo sé que la traducción no es la única que padece de esta invisibilidad e incomprensión; tengo amigos diseñadores gráficos y programadores cuya suerte no es muy diferente, así que toca tomárselo con un poco de humor y aprovechar cada reunión, cada desayuno familiar, e incluso un almuerzo con amigos,  para compartir un poco de nuestra profesión. Así —déjenme soñar despierta— lograremos que la traducción logre la visibilidad y el lugar que le corresponde en nuestra sociedad… un cliente, un familiar y un amigo a la vez.


 

Categorías TraducciónEtiquetas , , , ,

2 comentarios en “«Oíme, ¿qué significa esto en español?»

  1. ¡Qué emoción aparecer entre lo que escribís! Definitivamente es un sentimiento muy gratificante el encontrar a alguien que entienda mi pesar ja, ja, ja. ¡Qué alegría que algo tan bonito, como lo es la traducción, nos haya unido! Ahora a seguir educando a todos, uno a la vez. Un abrazo virtual, colega.

    Me gusta

    1. Me alegra que te haya gustado y que te haya emocionado. No estás sola ji, ji. Otro abrazo de vuelta, colega.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close